El activismo social como elemento del cambio

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El activismo social y la importancia de involucrarse, fue el foco de la última jornada de la 22° Edición del Foro de Emprendedores Paraguay (FEP). En esta oportunidad conocimos la experiencia de personas de diferentes sectores, sociedad civil, política y privada, que constantemente luchan a favor de los sectores más vulnerables, destacando el rol crucial de los jóvenes.

Si buscamos en Internet qué significa activismo social, lo primero que te sale es que se refiere a la dedicación intensa a alguna línea de acción en la comunidad, en este caso, en el campo social. Pero, ¿cómo nos involucramos en el activismo, qué realmente significa, cómo persistimos ante las adversidades y qué puedo hacer desde el lugar donde me muevo o pretendo hacerlo? Todas estas preguntas fueron compartidas en medio de una amena charla.

Estuvieron como invitados: David Riveros, fundador de ReAcción, Maccarena Chilavert, abogada y activista Social, y Tite Vera, emprendedora social y fundadora de Articuladas, con la moderación de Paloma Giménez, periodista del área de tecnología, economía y desarrollo.

Riveros definió al activismo social como un ejercicio político, el microencuentro con la democracia. “Tener conflictos internos, luchar a largo plazo desde jóvenes, con desafíos”, agregó.

Para Macarena Chilavert es la interpelación a una realidad que se nos revela. “Generar cambios que necesitamos, empezando a devolver la política a la gente, que es lo que promovemos desde Acción Política San Lorenzo, principalmente a los jóvenes. Es importante empoderar a las personas, a los jóvenes, como grupo de compañeros y compañeras. Tenemos que involucrarnos”, sostuvo.

Para Tite Vera, el activismo social es una forma de vida, “en lo personal siempre me he percatado de las injusticias, nunca fui una chica muy obediente y gran parte del tiempo estaba disconforme. La verdad que me ha inspirado mucha gente, gracias a buenos referentes, buenas lideresas, sé que podemos sumar a la transformación de la sociedad”, indicó.

¿Por qué involucrarse a las causas sociales?

“En nuestro país tenemos muchas causas de desesperanzas y debemos cambiar las cosas, mostrando de esta manera una esperanza verdadera, por la justicia inherente”, aseguró Riveros.

Vera sumó su reflexión, indicando que “el voluntariado es el primer paso, se puede hacer política desde diferentes lugares. Desde Articuladas nuestra política es empoderar a mujeres en sus negocios. Realmente tenemos un abanico de posibilidades para sumarse como voluntarios, en grupos ambientales, de acción local, generando un impacto en la tu comunidad”, subrayó.

Chilavert puso como ejemplo sus inicios en el activismo: “Es cierto, no es necesario estar en un partido u organización formal para hacer activismo, porque hay otros espacios, como la militancia estudiantil, de allí yo vengo. En ese momento pude ver el funcionamiento de la educación pública y acceso a derechos básicos como estudiantes. De eso se trata también el activismo, de conquistar derechos y sostenerlos a largo plazo”, aseveró.

Coincidieron que desde las bases donde uno se encuentre, se puede acceder y conocer las necesidades y de allí empezar a trabajar colectivamente, para avanzar. Alentaron a que se sumen, sea con una acción pequeña, invirtiendo tiempo e ingenio para zafar las dificultades y conquistar derechos. También sostuvieron la importancia de que el gobierno pueda brindar un sistema mucho más saludable para que el joven se pueda desarrollar.

Mencionaron la importancia de involucrar de una manera paciente a jóvenes que no tienen tiempo o se encuentran en situaciones difíciles para poder salir y hacer activismo.

¿Cómo mantener la chispa del activismo?

“Vale la pena involucrarse. Me motivan mi equipo y los miembros de la comunidad. Ninguno de nosotros tenemos padres ‘de apellido’ o familias acomodadas, cuando creamos ReAcción, nos unimos para un propósito”, señaló Riveros.

Además, apuntó que se debe ser consciente de que los cambios por los que uno lucha, quizá no las llegues a vivir y que en el momento que se acepta, allí es donde recién se entiende qué es lo necesario, diferenciándose con lo que nos gustan. “Lo que a nosotros nos gratifica, generalmente no es el bien común que se necesita”, acotó.

“Hoy en día pensamos mucho en la participación política y en alentarla, porque de ese modo se consiguen los derechos. Tenemos un alto porcentaje de jóvenes que están en la informalidad. Está mal decir que los jóvenes tienen apatía, si no les da el cuerpo, si tienen que madrugar para ir a trabajar y cumplir con suerte las ocho horas legales y recibir un pago digno, tener seguro social y muchas veces deben escoger si estudiar o no. Deben dejar de ser privilegios, sino derechos”, puntualizó Chilavert.

Tite hizo puntapié en la importancia de apoyarse entre mujeres, en ayudar a otras a empoderarse, a crear oportunidades en la comunidad.

En general, los expositores coincidieron en que el activismo social es un elemento fundamental para impulsar el cambio democrático.

Reviví el día cuatro de lo que fue el evento, ingresando a este link o sumate al #Fep2021 #Antídoto o seguínos en nuestras Redes Sociales: Facebook e Instagram.

 

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp