Trabajos del futuro: lo que necesitás saber para aprovechar las oportunidades

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Con Deysi González, especialista en Recursos Humanos y Relaciones Laborales, pudimos entender mejor sobre los cambios sociales que enfrentamos actualmente y cómo adecuarnos a las nuevas competencias laborales, potenciando el desarrollo de las habilidades personales. Además, compartió tips para la elaboración del CV y cómo lograr entrevistas más exitosas. Todo esto, en la charla de la tercera jornada de la 22° Edición del FEP.

Elaborar una hoja de vida o curriculum vitae no se trata solamente de copiar un modelo bajado de Internet, pegar, adecuar con nuestros datos y enviar a todos lados, el CV es un documento que debe ser elaborado estratégicamente, debe ser breve y atractivo para el receptor. ¿Cómo hacer esto? “Primeramente, poner todos los datos básicos personales y completos, escoger una foto adecuada, incluir una reseña que resuma nuestras competencias, nuestros valores y objetivos profesionales. No debe llevar más de cuatro líneas, porque se necesita rapidez para leer los CV”, respondió.

Habló de la importancia de incluir los datos académicos actualizados y que no es necesario poner el nombre de la escuela donde se cursó la etapa inicial, porque extendería innecesariamente este campo. Recomendó seguir describiendo la experiencia laboral y, en el caso de no tener una, ir a otros aspectos que durante la adolescencia se pudo desarrollar: voluntariado, pasantías, contribución comunitaria o pequeños emprendimientos que a veces no creemos que puedan considerarse como experiencia laboral. “Los pequeños logros son importantes plasmarlos en la hoja de vida”, puntualizó.

Lo último que se agrega son las referencias laborales y personales, para ello es importante siempre preguntar a quienes vamos a adicionar como contactos, porque sucede muchas veces que el reclutador o reclutadora le llama y esa persona no lo recuerda o se pierde.

“También agreguen cursos que hicieron, controlen que todos los datos estén acabados, que los datos y contactos de las referencias sean completas, porque el currículo debe representarnos, con nuestros colores, utilicemos las herramientas disponibles. Con la aplicación Canva podés diseñar gratuitamente, además ayuda a tener un CV que impacte”, sumó.

 

La entrevista

 Hay tres momentos que se deben tener en cuenta, el antes, el durante y el después de la entrevista, algo que muchas veces se pierde de vista. Para el primer momento, es importante investigar a la empresa, que solo está a un clic, para recabar datos, ver quiénes forman parte de la empresa, saber de la visión, misión, propósito, el producto que elaboran o venden, porque la mayoría de las veces uno asiste a la cita sin prepararse, aconsejó.

“Algo fundamental, dentro de esta etapa, es la autoevaluación, indagar mejor en lo que quiero hacer, qué tenemos para dar y cuál es mi propuesta de valor, es decir, autoreconocerse”, agregó. Es importante, como ejemplo básico, avisar si tenemos inconvenientes para llegar a hora, ser considerados con la persona que convoca, demostrar atención en ese sentido, dijo.

Hacer que la entrevista sea un diálogo es generar confianza en el ambiente y cuanto más nos preparemos para ese momento, más seguros llegaremos a las entrevistas. “Evitemos los monosílabos y cuando se acerca el final de la charla, cuando nos dicen ¿alguna pregunta?, aprovechemos y evacuemos todas las dudas que tengamos, inclusive sobre el proceso de selección, si quién más te debe entrevistar. Que demuestres ese interés, será muy bien visto por la empresa. Debemos demostrar confianza, frescura y preparación”, acotó.

Habilidades

Cuidar nuestro perfil, teniendo en cuenta el contexto en el que se vive actualmente, entender el lugar donde me encuentro, ubicarse para visualizar el futuro, significa aprovechar las oportunidades. ¿Qué nos hará resaltar en todo el mercado laboral? “Desarrollar las habilidades blandas y para ello es fundamental autoconocerse –ver cuáles son los valores, fortalezas, puntos de mejora, etapa de vida y motivación–, desarrollar la capacidad de adaptación a los cambios, para poder descubrir mi propuesta de valor”, indicó.

También mencionó que “analizar la visión de propósito, forma parte de estas habilidades blandas, el entender por qué lo estoy haciendo, para qué estoy haciendo, en qué estoy contribuyendo, ¿me hace feliz? Debemos saber identificar qué nos hace felices, para mantener el equilibro en cualquier situación en la que nos encontremos y estar en la mejora continua, formarnos constantemente, no perder la capacidad de asombro y aprender de otras experiencias”, añadió.

A esta lista de habilidades blandas también sumó a la capacidad de resiliencia –superar circunstancias traumáticas como la muerte de un ser querido, un accidente–, inteligencia emocional –comprender, utilizar y controlar nuestras emociones–, competencias digitales, manejar las herramientas digitales de manera creativa –ideas para solucionar problemas, tener apertura–, la marca personal es la impresión que dejamos en los demás.

Sobre la marca personal

 En este sentido, señaló la importancia cuidar la impresión que ofrecemos, porque es esa la marca personal, esto implica saber qué comunicamos, cómo lo hacemos, cuáles canales utilizamos, cómo nos vemos en redes sociales, de quienes me rodeo, qué impresión dejo en los demás. “Podemos desarrollarla y adaptarla al objetivo que se pretende, la marca persona es libre”, acotó.

“Como limpio mi casa, también hay que barrer las redes sociales. Muchas veces, para contratarnos, nos buscan en las redes y allí ven cómo nos manejamos. La marca personal también es social. Desarrollemos estrategias, objetivos y estemos siempre alertas antes las oportunidades”, puntualizó.

Reviví el día tres de lo que fue el evento, ingresando a este link o sumate al #Fep2021 #Antídoto o seguínos en nuestras Redes Sociales: Facebook e Instagram.

Compartir
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp